El futuro está en los cócteles low ABV

Las tendencias y el auge del mercado por llegar a mayor publico, están haciendo de la coctelería un tema trendy, pero sin dejar escapar que es alcohol y que por tanto, las limitaciones son muchas a nivel social. Tardeo, afterwork y el SIP and Go, promueven el consumo de bebidas en horarios diversos y entre semana, es por ello que es importante mantener al publico consumiendo, pero bajando la graduación alcohólica de las creaciones de los bartenders.

El mundo de los chef de cocina y la creación de nuevos usos en cocina de ingredientes ha sido un boom en épocas recientes, y ese camino ha sido seguido con el pairing en coctelería. Los cócteles con bajo contenido de alcohol son prueba de esto.

El cambio se debe a presiones sociales, leyes y la búsqueda constante del bienestar de la salud. Ultimamente el concepto Low ABV se escucha cada vez más,  significa alcohol bajo en volumen, y significa precisamente eso: Estas bebidas tienen menos alcohol por unidad de volumen que las bebidas de alto ABV. Los espirituosos como la ginebra, el tequila y el whisky tienen alrededor de 40 a 50% de ABV, mientras que el vino suele ser de alrededor del 8 al 12%.

Impulsados por un renovado interés en los aperitivos y la creciente disponibilidad de licores y amargos, las nuevas oportunidades que se presentan en cuanto a creatividad, bien sea para tardeos o brunch, hasta cocteles de noche para finalizar sin estragos una jornada laboral. Los Spritz, Hugo, Pimms, cocteles con fino o sherry están copando la nueva coctelería

En Italia, el mixólogo Diego Ferrari ha sido un pionero en el movimiento bajo en alcohol, transformando una limitación inicial de conseguir realizar buena coctelería, en la gran oportunidad de beber sin una gran dosis de alcohol. El libro Low alcohol cocktails by Diego Ferrari hace una revisión muy exhaustiva de las características de los cocteles de baja graduación alcohólica, la importancia de su contenido para que el comer y el beber no sea pesado en todos los términos.

Diego Ferrari está profundamente convencido de que los ingredientes de una bebida son solo la base del concepto de beber bien, y describe en su libro una selección exclusiva con una gran fotografía en cada creación, cuarenta cócteles bajos en alcohol que rompen todos los esquemas.

El camino hacia el consumo responsable.

Las diferentes ocasiones determinan los diferentes hábitos de bebida y es importante que los bartenders identifiquen el entorno, y los tiempos para brindar a los asistentes a sus bares el  mejor servicio. Se piensa que los cócteles de low ABV, pero esto no tiene ni debe de ser exactamente asi. Los cocteles bajos en alcohol son una excelente manera de agregar diversidad al menú del bar y de dar más opciones para ofrecerles a una mayor cantidad de clientes. Estos cocteles funcionan muy bien en varias ocasiones, como la tarde o el verano, pero el beneficio más tangible es el de ayudar a conseguir que los clientes aprendan a concienciarse del consumo responsable, es decir bebe menos alcohol manteniendo la calidad del servicio y de la experiencia del cliente

Los Bitters, las especies, el ginger beer, los siropes y demás componentes estabilizadores del coctel serán los protagonistas principales de los cocteles bajos en alcohol. La coctelería con vermuts, vinos, infusiones, citricos mezclados entre si disminuyen la sensación alcohólica y aseguran un coctel suave. También se  pueden usar ingredientes herbales o la galopante kombucha que es un elixir conocido desde hace miles de años al que la medicina tradicional china atribuye propiedades depurativas, energizantes y antioxidantes.

En definitiva, productos frescos que requieren de ofrecer más explicaciones a cambio de más experiencia y una mejora entornos de consumo y por supuesto del consumo responsable.

Compartir